Ir al contenido Saltar al pie

Fabio d'Alessandro

Mi dolor fue inmenso, yo también, como Irene, hubiera querido quitarme la vida. Mi mujer Renata había dicho que nuestra historia había terminado. El estudio esotérico Cornelio, a diferencia de muchos charlatanes que me robaron el dinero, fueron excelentes y cariñosos amigos y lograron con magia lo que yo creía absolutamente imposible.

Les daré las gracias hasta mi muerte y luego delante del padre eterno.

Gracias Cornelio!

Fabio d'Alessandro

Mi dolor fue inmenso, yo también, como Irene, hubiera querido quitarme la vida. Mi mujer Renata había dicho que nuestra historia había terminado. El estudio esotérico Cornelius…

Cerrar

No puedes copiar el contenido de esta página